12.8.17

El nene que me bancó de entrada







Sueño.
En el sueño tengo que hacer una muestra o una feria de ilustraciones, algo así.
No llego a ocuparme yo porque alguien me consigue de onda el lugar y cuando llego a colgar dibujos, veo que el lugar es una casa de velatorios.
Me impresiona, porque al toque linkeo con lo de la energía del lugar y el sufrimiento que debe haber quedado enquistado en el lugar, no por los fallecidos, porque en el sueño pienso que la muerte no existe, pero sí por los familiares de los fallecidos que no lo comprendieron, pero cuando miro, ya colgaron todos mis dibujos y tengo que quedarme. No me queda otra.
Hay dos salones muy separados que no dan a la calle, y la entrada esta como taponada con un volumen que no lo gro darme cuenta cuando lo miro en perspectiva, digamos en la realidad del sueño, pero al mirarlo me lo imagino en planta y veo en planta el volumen que tapona todo el acceso principal.
Lo evalúo mentalmente como diseñado para el orto, pero obviamente que tiene que ser un espacio cuidado porque sino se ven desde la calle los muertos.
Hay comida y una pantalla enorme 
Busco algo para comer pero me pongo medio germofóbica.
Mmm, de dónde sacaron la comida? Cómo la almacenaron? Mira si había algun bichito o algo?
Dejo la comida sin comer, que son como unos saladitos chiquititos y miro a ver quien vino.
Pasó un rato y no vino nadie de afuera. Sólo hay amigos al rededor, pero en realidad no conozco a nadie, ni idea quien es esa gente, pero en el sueño, son amigos.
Me dicen "Rober, pongamos una peli" me acerco y ellos ya pusieron algo como dibujos animados pero no naif, sino medio irónicos los diálogos, y las escenas son medio delirantes, no se si surrealistas, no entiendo nada y ahí me doy cuenta de que soy de otra generación. Ellos son todos millenials y les digo medio ortiba "No, no, poneme una de Olmedo, Porcel y Moria"
De repente estoy en un bondi que va a provincia.
Yo no voy a provincia porque me pierdo, y se que tengo que bajar antes de que cruce General Paz porque sino cagué.
Pero en un momento veo que ya estamos subiendo a una autopista, o a General Paz, o algo así borde y miro al pibe que tengo al lado y le digo "Uhh cuál es la próxima parada? así me bajo porque yo no voy para provincia"
El pibe me mira de reojo con sonrisita medio forra y me dice "Y, no, ahora hasta Luján no para"
CÓMO HASTA LUJÁN?!?! NO NO ME BAJO ME BAJO
El chofer me mira y veo que es una combi no un bondi, y me dice: "Yo si querés te bajo acá pero no se cómo vas a salir proque abajo es Fuerte Apache"
No me dice Fuerte Apache pero se me representa Fuerte Apache en mi mente, como la apoteosis del lugar peligroso por definición, si bien no quiero estigmatizar en el sueño, obvio.
Me bajo y camino despacito con miedo
De golpe estoy adentro de un edificio pero todo es tipo Matrix cuando van a buscar a no se quién, que son edificios que viven miles y miles de personas, tipo 20 por depto.
Agarro la cartera como cuando tengo que caminar por Corrientes y Callao, y camino, medio cagada.
Me cruzo a dos o tres caripelas que me miran y yo pienso bueno si me hacen algo, doy batalla ya fue.
Tampoco esta bien catalogar por la caripela, pero bueno, me da miedo como me miran.
Al final me cruzo con un pibe con una cara de bueno fatal que me dice "Te acompaño" y me lleva a su casa.
En su casa están su madre y su hermana, que es una chica gordita medio comungida y con cara de triste.
Estoy un rato ahi con esa familia y el nene desaparece.
De repente estoy con un pibe, y los dos nos tenemos que escapar.
Así re de golpe.
Y siento que se va a hacer de noche y me voy a agarrar un cagazo madre.
La cuestión es que la chica compungida nos acompaña, pero en un momento nos abandona y la vemos a 50 metros con otra piba. Caminan juntas y de repente chapan.
Ahí me doy cuenta: la chica estaba compungida porque seguro la madre no le aceptaba la novia!
La cosa es que no se bien por qué ahora volvemos a estar en la vivienda esa con todos sentados a la mesa y con el pibe que estoy decidimos irnos de una buena vez.
Saludo a la madre y le digo "Gracias por todo"
Me dice "Bueno, ahora seguís sola, bajas cinco pisos y salís ahi al barro, caminás por el barro y en tres cuadras llegás a Corrientes"
"Dale", le digo
Saludo a la compungida y como me doy cuenta de que tendrá unos 17 no más, le digo al oido: "Nena oime no te pongas ya de novia al toque que descubriste tu sexualidad, salí a cogerte minas" y la compungida sonrie y se le ponen los cachetes colorados.
Como tengo miedo de que la reciente novia me haya escuchado, la saludo y le digo lo mismo: "Vos también nena, sali a coger, disfrutá"
Ahi la madre me da una carta que me dejó el nene que me bancó de entrada.
La leo, me emociono y salimos.
Bajamos los cinco pisos, caminamos por el barro y nos cruzamos con gente. 
Cuando estoy por llegar al final del camino lleno de barro en donde supuestamente engancho con Corrientes, me despierto.






Los Normales - Cita 15


Cita #15 




 8 de Octubre

Lo stalkeo.
Intento dormir y pienso en él, en la posibilidad de ser su novia.
Pero sería meterme en quilombos. No lo soporto mucho a Humberto, no combinamos. Sería como ser la novia de Juan Cruz Bordeu ponele. Esos pibes que sabés que van a estar con 158 minas por día y te lo tenés que bancar, bueno no se si Juan Cruz Bordeu es así pero uno se lo imagina así.
Esos pibes raros, que te hacen sentir bien y al mismo tiempo, mal con vos misma porque no sos lo suficientemente linda o flaca como son las demás en tu imaginario. No se si sería feliz.
Tengo que ir a terapia.
Pero igual me gusta.
Me lo tranzo en mi mente.
“Basta Humberto quiero dormir”, le digo.
Estoy medio psicotizada de nuevo porque Humberto en mi mente se me queda mirando, y de golpe estamos en su cuarto. Cambié la locación así de rápido.
Nunca fui a su cuarto, pero lo hago parecido al de mis padres.
Dale boluda dormite.
Me dice “Quedate a dormir boluda” y pienso qué raro que me invite a dormir, no está su novia?
Ahora estamos en la terracita. Nos reimos, está fresco pero yo tengo puesto un vestido azul re lindo y no quiero arruinarme el outfit poniendome un saco.
En la terraza nos reimos y me dice “Me enteré que te separaste”
No entro en pánico. No es que pienso que ahora que sabe la verdad va a salir corriendo. No se por qué estoy tranquila.
“Aha, y vos como andás?” Le digo.
“Bien, bien…me separé” me dice.
Tiendo a abrazar a la gente que me cuenta que se separó, pero él es Robocop. Iceman
Le toco la rodilla y le digo “Uh”
Basta boluda dormite.
Ahí entiendo su invitación a quedarme a dormir.
Estamos de nuevo en su cuarto. Nos acurrucamos para dormir y somos cariñosos.
Yo mucho no. Trato de cuidarme porque sostengo un cartel en mi mente que dice “Robocop boluda Robocop”.
No puedo ser su novia. Es Iceman, no puedo ser novia de Iceman porque sería un quilombo. Yo a la larga sería yo misma.
Además qué tipo de relación tendríamos?
No le digo todo esto, o sea, soy yo pensando esto adentro del pensamiento que estoy teniendo de nosotros en la cama.
Es el pensamiento del pensamiento, pero él me escucha con su mente porque ahora ya no nos comunicamos hablando, nos comunicamos por telepatía.
Humberto me responde con su mente que podemos estar juntos y se sonríe. Seco. Eso solo me dice.
Yo le digo por telepatía “Y pero boludo qué vamos a hacer? Nos ponemos de novios, al tiempo vos te pudrís o yo me pudro, dejamos de coger, buscamos otra gente afuera, nos enamoramos de otra persona y terminamos nuestra relación?”
Se sonrie. Lo de “o yo me pudro” es obvio que se lo digo para no quedar tan pelotuda.
“Se cómo sos, boludo”
“No no soy así”, me dice.
Pienso un poco, y no me preocupa mucho lo de la otra gente. Qué se yo. Se cogerá a otras minas, todo bien.
“Todo bien boludo, seamos libres. Hagamos eso. Tengamos una relación de pareja libre. No vivamos juntos, salvo que venga una crisis y tengamos que achicar gastos. Cada uno puede hacer lo que quiere. Sólo tengamos cierto cuidado.”
Me da celos. No se si me convence tanto.
Basta dormite!
Que te hacés la libertina si sos convencional.
Soy re convencional pero se que todo se termina en un momento, boluda. O conocés a alguna pareja que no se haya separado y que no sean tus padres?
Basta dormite!
Lo abrazo en mi mente.
Me habré comunicado con él? Le habrá llegado todo este diálogo mental?

Me despierto, agarro el ceular porque no me sonó la alarma y tengo mensaje de Humberto: “Ey cómo andás?”
Fuck. Voy a llegar tarde al laburo.
Salgo corriendo y en el subte le respondo: “Ey, cómo va?”
Me responde al toque “A las 7 estaría bien hoy”
Es cierto que lo nuestro es cada vez más freak.
No puedo hoy. Tengo una reunión y tengo que acelerar el laburo que estamos haciendo pero no quiero decirle nada sobre eso porque va a sonar a excusa.
“Mejor mañana” le digo.
“O tipo 4 y media no?”
Qué forrazo. Tironea para que las cosas se hagan como él quiere.
No respondo y al toque me dice “Tenemos que apurarnos con el laburo”
Sí ya se que nos tenemos que apurar, pero será cierto que es laboral, o es una mentira para disimular?
Tendríamos que tener algún código para definir posta si es laburo o es coger, pero cualquier cosa que le pueda decir al respecto de “definir” le va a caer de intensa y de conflictiva.
Humberto es un robot, no debe cogerse minas conflictivas, solo debe coger con minas frías como él.

Voy pensando en abrazarlo, pero nunca me pongo romántica con él, así que ahora lo veo y de nuevo solo decimos HOLA, sin beso, sin nada.
Pasamos 20 minutos hablando de laburo, con la compu abierta.
Hablamos por teléfono, imprimimos una carpeta, la chequeamos, enviamos el PDF al cliente.
De golpe me dice: “Bancame un segundo”
Se va.
Me parece que tengo sueño. No se qué onda hoy, no se cómo me siento realmente con todo esto.
Capaz mejor me voy.
Humberto vuelve a los 10 minutos.
De la nada me dice: “Bueno vos cómo andás?”
Me abraza desde atrás.
Estoy dura. Toda esa imagen romántica que tuve en el sueño, es al pedo porque no sucede.
No se por qué. No se si es 100% mi responsabilidad. O si es un 50% - 50%, o un 20% - 80%.
Me levanta de la silla o me levanto yo, no me doy cuenta, y le digo “Que me decías del laburo?”
“Después te cuento”
Ok.
A coger.
Caminamos un toque hasta un silloncito de un cuerpo pero prefiero el otro sillón que es más tipo cama.
“Qué onda ese sillón?” le digo.
“Vamos”me dice.
Cogemos, de una.
Tipo pasión mezclado con porno pero de un tipo de porno que descubrí en una página y que está buenísimo porque no son esas minas bronceadas de uñas largas, ni esos chabones todos trabados de gimnasio. Era más tipo esto que estamos haciendo.
Me pongo muy en clima. Me chupa todo el cuerpo y siento que dios finalmente existe y dios es la pornografía que estamos haciendo.
Quiero acabar, pero de repente me da un poco de tristeza todo esto, y triste me desconcentro.
Pero este pibe me pone más high que nunca nadie y de golpe me dice: “Boluda me re calentás”
No le digo nada. Quiero decirle que ayer me re costó dormirme porque me la pasé pensando en él y en la posibilidad remota de ser novios, pero que al final tuve una conclusión muy adulta: no podemos ser novios.
Podemos ser amigos, pero no novios. Amigos que cogen.
No me sale decirle NADA.
Cambimos posición, se acuesta y me dice algo que creo que es “VENI”
Voy arriba yo ahora, y de golpe me olvido de la tristeza y me meto en la escena porno que estamos filmando para ninguna cámara, pero espero que me quede grabada en la mente porque está buenísima.
Estoy perdiendo control. Dios mío.
Me caliento tanto que ya me olvido del problema acabar/no acabar, no me importa, le quiero dar un beso porque lo que más me gusta de Humberto es la boca.
Pero no le quiero pedir un beso porque quedaría romántica y de golpe, me encaja un beso él.
Dios.
Todo porno descontrolado ya
“ME RE CALENTAS BOLUDA”
“VOS TAMBIEN” le digo pero sin dominar lo que estoy diciendo y siento que conectamos como nunca en la vida. Qué peligro todo esto.
“Pará que me vas a hacer acabar” me dice y no sólo no paro sino que sigo más.
Pero me entra el miedo a que se rompa el forro o pase algo y le digo mientras no paro: “Si vas a acabar, avisame así salgo por las dudas”
“Ya acabe boluda”
Uh.
Uh. No! La puta madre.
Estoy muy caliente y la mente tarda en reaccionar.
Estoy pelotuda.
Mirá si se rompió el forro.
Me acuesto al lado.
“Acabaste adentro???”
“Acabe acá adentro boluda, tranqui” me señala el pito, con el forro puesto.
Le miro el pito con el forro.
Le agarro el pito para comprobar que lo que veo no es una alucinación OK EL PITO TIENE FORRO.
No es un holograma, no estoy soñando, ni inventando realidades tipo como cuando sueño despierta.
OK ME CALMO.
ESTOY OVULANDO PERO ME CALMO, ME CALMO.
Humberto queda tirado ahí al lado mío y yo también.
Es como acabar esto que me pasa con Humberto.
Quedamos agitados.
Dice algo que lo escucho como “Boluda, me cagaste”
Qué dice que lo cagué? Ay no entendí qué me dijo.
“Qué?” le digo.
Pero sigue hablando tipo balbuceo porque está tirado en la cama, como cansado de haber cogido, y ahora le entiendo “Que me cambiaste el ritmo, nena”
No entiendo.
Balbucea:”Me venía aguantando”
Está medio inmóvil. Se cansó posta. Y yo estoy para correr una maratón.
Le doy un beso? Lo abrazo?
No entiendo mi cuerpo.
Quedé como si hubiera acabado pero sé que no acabé. O acabé? No, no.
Encima me da ternura, y le quiero dar un abrazo, y que hagamos una escena de amor.
De repente me viene el llanto.
Lloro.
Disimulo, esta vez no quiero que se de cuenta que estoy llorando, y me doy vuelta.
La vez pasada me daba igual, hoy no quiero que se de cuenta.
No puedo llorar siempre.
Lloro y escucho que se sonríe con sonido.
Lloro unos minutos más.
Él se levanta de la cama.
Se me pasa, me levanto.
Me paro al lado de la cama para agarrar la ropa y me agarra el culo que todavía está sin bombacha y me dice “AY ESE CULITO”
Disimulo y sonrío pero me cae rarísimo porque lo vivo como un momento medio de amigos, o de novios. Como si fuera un mini-momento de ternura.
O sea no es tan robot?
 “Che, oime.. posta comprobaste que todo bien el forro no?”
“SI BOLUDA, TODO BIEN”

Voy al baño. Cuando salgo, Humberto ya está de nuevo en la mesa, con la computadora abierta.
Ah bueno, está bien, hay que trabajar.
La reunión dura 10 minutos más.
Quiero coger de nuevo.
Y si le digo de coger de nuevo?
Por quésiempre hay que coger una sola vez, o la cantidad que él quiere!?
Humberto deja subiendo unos archivos al Dropbox, no le digo nada y al final me voy.

Vuelvo a la oficina y me paso lo que queda del día laburando.
Saco tres proyectos que tenía atrasados.

Coger con él me pone productiva.





Roommates - Texto 3


Texto3






Me despierto y son las 4 de la tarde. Me quiero quedar encerrada para siempre. No quiero salir a la calle y ver los afiches con esa publicidad de mierda.
Inbox de Lola: “¿Boluda viste los afiches de la publicidad de los desodorantes esos?”
Me quedo pensando qué responderle y me llega otro mensaje de Lola: “Boluda, está todo Santa Fé, desde el viaducto a la 9 de julio tapizado con la cara de Rolando”
La vida es una mierda.

De repente me llega mensaje de texto de Gastón diciendo que por favor le devuelva de una vez la guitarra, las revistas y los libros que me prestó.
Le respondo: “Dale, estos días te lo llevo”
Me responde al toque: “Tengo dos libros tuyos, sino venís hoy, los tiro”
Uy pibe qué te pasa. Esta versión ciclotímica de Gastón post-separación, me tiene las pelotas llenas.

Me cambio y salgo.
Cuento 4 afiches con la cara de Rolando en la calle.
Llego a lo de Gastón y le toco timbre.
Tiene una cara de culo insoportable.
“Qué hacés querido, cómo andás? Cuando arrancamos con la pared?”
Sigue con cara de culo y me dice “Se suspende lo de la pared”
“Cómo se suspende? Qué pasó? La que te jedi no te deja?”
“Dejalo ahí” me dice.
Me pongo insistente y quiero saber por qué si le iba a hacer dibujos en su pared, ahora no puedo.
“Tenés perfume nuevo?”
“Ay que bueno, se siente?”
“Si” seco “Me trajiste las cosas?”
Qué te pasa pibe?
Quiero charlar un rato porque tengo que hacer tiempo, y este boludo hoy me odia.
Desde que nos separamos de repente me odia y de repente me quiere. Random total, sin algoritmo. O con un algoritmo que todavía no descifré.
¿Le cuento que desde hoy ya tengo estudio?
Me va a preguntar cómo lo voy a pagar. No, mejor no le cuento.
“Si, si, tomá”
Le doy todo, incluida la Rolling con el especial sobre Bowie.
Qué carajo le cuesta regalármela?
Agarra la guitarra, la deja al costado, y me sigue mirando con esa cara.
Lo miro y le digo “Tenes cara de orto”
“Si”
Quiero ser su amiga porque me gusta levantar la bandera de “soy amiga de mis ex” pero con Gastón se está complicando todo
“Bueno, me voy… hablemos”
Lo saludo y me voy.

Camino por Santa Fe. Cruzando Malabia y me llega mensaje de Juan.
“Ey soy Juan estoy en Scalabrini y Santa Fe, ¿vos?”
“También”
Miro para todos lados. Lo busco y de golpe lo veo.
Le hago señas y cruza. Se acerca y sonríe.
Apa esa sonrisa.

Caminamos.
“¿Qué querés hacer?”
“No sé, busquemos un bar, ¿no?”
Entramos en un bar choto, que debe tener un café horrible.
Igual no digo nada porque no quiero mostrarle todos mis issues con el café de entrada.
Nos sentamos.
Lo miro y vuelvo a ver que es lindo objetivamente.
Se sonríe y hace un chiste ingenioso sobre el menú del bar.
Nos traen el pedido y hablamos como si hiciera mil que nos conociéramos.
Me suelto, total este pibe por ahora no me importa.
Me pregunta cuánto hace que me separé.
Me enrosco con fechas de la separación con Gastón, porque no sé si contar desde que nos tomamos un tiempo o desde que no nos vimos más.
Igual me enoja un poco Gastón, asi que dejo de hablar de él y le empiezo a relatar todo lo de Rolando.
De golpe le pongo mucha más emouyon al relato de este vínculo que ni llegó a constituirse como tal, pero lo cuento con tanto detalle que re podría hacer una novela de esa no-relación.
Juan me va dando su opinión a lo largo del relato y básicamente me dice que para él, Rolando es un histérico.
“¿Quién se cree que es? Es un boludo”
Me gusta que se ponga de mi lado, pero igual es obvio porque se lo estoy relatando yo y seguro acomodo las cosas para quedar como una genia.

Empiezo el cuestionario yo. Necesito saber de qué labura, qué hace. Todo.
Asistente de dirección. Teatro.
Teatro off dice. No le puedo preguntar cuánto gana, aparte no me importa. Pero necesito alguien igual o más pobre que yo así dejo de sentirme tan para el orto.
La plata no me importa pero a la sociedad sí le importa. Entonces, me importa.
Pasan 3 horas de charla fluida y ya siento que me cae bien.
Es lindo. Me gusta. Creo que podría tener sexo con él y ser muy feliz
VAMOS CARAJO ME GUSTA OTRO PIBE QUE NO SEA ROLANDO.

Se hacen las 4 y pedimos la cuenta.
No me paga lo mío pero no me molesta. ¿No te molesta? No, no me molesta, soy muy moderna.
Pago mis dos cafés con tarjeta de crédito, porque estoy sin efectivo.
Caminamos hasta Scalabrini y Santa Fe de nuevo y no paramos de hablar
No entiendo si el pibe me quiere despedir o quiere seguir conmigo y por las dudas me adelanto y le digo: “¿Doblamos por acá?”
Me dice sí con la cabeza y sigue hablando. Ahora habla de su familia.
De repente en medio de la caminata me agarra el típico dolor de ovarios previo a que me venga.
Puta madre mirá si justo me viene ahora! Hace tanto que no tengo sexo que ni calculé cuando me tenía que venir.
El café me dejó gusto a café y manoteo las pastillas del bolso. Busco y toco las llaves. ¿Y si le digo de venir al estudio? ¿Estará Lola?
Se supone que ya estaba mudada. No, no está, es obvio que el depto está solo.
“Che, yo tengo un estudio por acá nomás, bah, la verdad que tengo la llave recién desde ayer, no se si habrá gente… Igual todo bien, capaz ya tenés sueño”
“Dale, vamos”

Llegamos.
“Esperame en la escalera que entro despacito por si está mi amiga”
Abro la puerta. Entro, prendo la luz del living.
No escucho nada. Chequeo que Lola no esté, me asomo al pasillo y le digo “Vení no hay nadie”
Saco la compu del bolso y pongo el playlist de Juno y Bob Dylan.
Nos sentamos en el sillón y me agarra más dolor de ovarios.
Tengo que blanquearle lo del dolor de ovarios porque va a creer que me estoy ortibando.
“Che cualquiera, no se si da contarte, pero tengo un dolor de ovarios que me está matando”
“Uy boluda, qué garrón, ¿querés que te vaya a comprar algo?”
AY ♥
“No, no, tengo pastillas en el bolso, pero si podés traeme agua de la cocina, si hay”
Va a la cocina y vuelve con un vaso de agua.
Mastico dos paracetamoles juntos y me carga porque no las trago.
Hablamos de las fobias y de terapia.
En su familia hay psicólogos y médicos. Su tía es psicóloga. Su abuelo era clínico y su hermana es estudiante de medicina. Su padre, psicólogo, su madre psiquiatra.
Quiero tener su familia.
Está amaneciendo.
No creo que nos demos un beso.
Me pongo de costado en el sillón porque me duelen mucho los ovarios y él queda sentado en la punta.
No se si le gusto. Capaz no le gusto y por eso no me da un beso.
Es de día.
“Che, te voy dejando que estás muerta de dolor”
“Sí, igual vuelvo a casa”

Bajamos. Caminamos juntos hasta Scalabrini.
“Bueno me tomo un taxi acá”
“Dale, yo te busco uno”
Para un taxi, me abre la puerta y me dice “Che, estuvo buenísimo… hablemos, dale”
Ay ♥ ES HERMOSO
“Buenísimo mal. Dale, hablemos”

Entro al taxi.

9.8.17

Roommates - Texto 2


Texto 2





Me despierto y en la tele está el canal de Sprayettte vendiendo la cortadora de verdura.
Son las 3 otra vez.
No soporto más esto.
La sociedad no acepta que viva en la casa de mis padres, y menos, que me levante a las 3 de la tarde.
Me llega mensaje al celular de un número desconocido: “Linda soy Leti, agendate mi cel y si querés venite a casa que hoy hay tertulia. Igual seguro Lola te avisó”
Ay no me la banco mucho.
Para mí sigue caliente con Rolando y sospecha lo que pasó entre nosotros.
Odio que no me alcance para pagarme un alquiler y vivir sola, como dios manda a esta edad.

Lloro mientras como un sándwich y pienso en la guita. Hago cuentas y no cierran. Tengo esos 3000 dólares que no se cuánto me pueden durar si los voy pasando a pesos.
Me siento en la compu y me pongo con los planos de Miguens.
“Buenísimo pasame la dire” le digo a Leti y me agendo su teléfono.
Trabajo todo el día y se hacen las 8.
Bajo. Saludo a mi madre, Me dice “¿A qué hora volvés?”
No le respondo nada y cierro la puerta.

Llego a la casa de Leti.
Están algunas de las 7 cools y 3 amigas del colegio de Lola. Voy saludando a todas. Saludo a Ana. Ana me encanta. Es diseñadora y bajista. Tiene toda la onda junta, la hija de puta. Saludo a Delfi, me encanta Delfi también, si tengo que hacer un “qué preferís” entre las dos, no se si puedo. Aparte Delfi es escritora y toca la trompeta en una banda, tipo big band, que, bueno no es ni big ni un carajo pero queda re linda ahí en el escenario. Tiene toda la onda también. Y está esta piba, ¿cómo se llamaba?
No me acuerdo, ¿Lupe? Vestuarista, labura en cine. Tiene toda la onda toda absolutamente.
Quiero ser todas ellas. Quiero tener sus profesiones y su personalidad, y sus cortes de pelo y su ropa. Todo.
Me miro y no entiendo cómo es que encajé acá, teniendo esta pinta de colegio de monjas.
¿Por qué soy arquitecta? Que aburrimiento ser arquitecta. Mis amigos y yo tenemos esas profesiones convencionales. No quiero más eso para mi.
Lola saca el tema de su depto. Plantea la posibilidad de armar un estudio entre varias. Compartir gastos. Me dan ganas de sumarme al plan “estudio compartido” pero no me da el piné.
Pasan un rato hablando del depto y al final la vestuarista y las otras dos se bajan de la idea.
Lola me dice “¿Y vos Rob, no te sumarías?”
Ay me tienta.
De repente estamos hablando de convivir las 3: Leti, Lola y yo. Ponernos un estudio de diseño, arquitectura, fotografía. Deliramos. Ya somos re amigas con Leti también. En grupo la soporto un poco más.
Pasamos 20 minutos haciendo cuentas y al final Leti se baja porque dice que mejor se queda laburando en su casa, que no le alcanza la plata para mantener ambos deptos. Vive sola la yegua ésta también. Todas viven solas, obviamente.
Yo tampoco tengo plata pero esos 3000 dólares los voy a empezar a cambiar. Ya fue tengo que hacer un cambio de una vez por todas.
Chamuyo laburos que no tengo.
Le hago creer a Lola que tengo mucho laburo y que re voy a poder pagar el alquiler.
Si yo fuera Lola, Rolando me hubiera dado bola. OBVIO
Lola dice “Bueno Ro, si me decís que sí, ya te doy la llave. ¡¡QUÉ ALEGRIA BOLUDA!!”
“Sí. a full, dale”
Festejamos. Brindamos. Nos reimos.
Saca el juego de más que tiene en el llavero y me lo da. “Solo no podrías venir los fines de semana, que viene mamá a Capital, pero después, podés venir cuando quieras!!”
Nos sacamos fotos con la llave, sacando la lengua.
Nos re queremos.
De repente me doy cuenta que no le consulté a nadie la decisión
Me agarra un poco de pánico.
Mira si me sale todo mal, si no me entra ningun laburo, si gasto toda la plata?!?!
Tendría que preguntarle al Puma que onda. Y que me ayude con las cuentas, o que me ayude a planificar la entrada de guita.
Capaz no llego a fin de mes.
¿Y si le digo que mejor no? No no no. No puedo echarme atrás con Lola.
Basta, basta. Me va a entrar un laburo.
Miro para el cielorraso y le pido a dios que me entre rápido algo, cualquier cosa, una documentación horrible, no me importa.

Lola quiere salir a fumar al balcón y voy con ella.
Miro al cielo y le vuelvo a repetir el pedido de laburo a dios, en mi mente.
Entramos y Lola me pregunta por Juan.
“Y no se bien qué onda, chateamos, es lindo”
No quiero que Lola me pregunte delante de estas minas, porque no se tanto de él.
No se si es músico o si sólo tiene la pose de músico.
“A VERRR” dicen todas
Se ponen pesadas y no me queda otra que mostrarles el Facebook de Juan.
Miramos unas fotos y todas empiezan a reprobarlo por muy pendejo.
Todas coinciden que está fuerte pero después de que les insisto yo con el tema. Me parece que estas minas son profundas y no les importa tanto que el pibe sea lindo.
Lola lo aprueba.
“Boluda salí dale, tenés que olvidarte de Rolando de una buena vez”
“Ay Lola, cero, ya fue”
La quiero matar porque no quiero que hablemos de Rolando acá.
“Rolando, ¿qué Rolando? ¿¡¿Rolando – Rolando ?!?” dice Leti.
Sonrío y le cambio de tema. Me revienta que no disimule que aún se lo quiere garchar.

Se hacen las 5 y me pido un taxi.
Quedan Lola, Leti, una de las cools y una amiga de Lola.
Ellas se van en un solo taxi porque viven todas por Palermo, cada una en un depto.
No son como yo.
Llega mi taxi.
Me pongo los auriculares. Suena Regina Spektor y pienso que la vida me sonríe. No está tan mal, al fin y al cabo. Voy a convivir con Lola y todo va a ser arte arte arte.
Regina canta on the radio en mi oido y por debajo se escucha nai fri fruli nai fri fruli que suena en la radio del taxi a todo lo que da. Cantan Regina y el Indio Solari juntos.

De golpe el taxi frena en Juan B Justo y Santa Fe.
Miro para arriba para ver cómo va la obra del megaedificio nuevo que está haciendo el último estudio en el que laburé y tuc.
Rolando.
¿QUÉ?
Rolando en cuatro por seis metros, en Juan B. Justo y Santa Fe.
¿¿¿¿¿¿¿QUÉ??????? ¿¡Me estás jodiendo!?
Rolando con una mina. En una publicidad. Abrazados.
En cuatro metros por seis. Dios mío. ¿Se hizo famoso?
DIOS MIO LA CONCHA DE LA LORA. El semáforo se pone en verde y el taxista arranca.
Miro para atrás para ver a Rolando y veo como se va achicando por la distancia.

Llego a casa. Voy a mi habitación y escucho a mi padre roncando en la habitación de al lado.
Rolando se hizo famoso. No me gusta más igual, pero se hizo famoso.
Me pongo online en el chat de Facebook.
Está Juan conectado y le digo de una “¿Che que tenés que hacer mañana?”
Juan me da vueltas pero no me importa insistirle. TENGO QUE SALIR CON ESTE PIBE.
Nos pasamos los celulares y arreglamos para salir mañana a la noche.
Me duermo. 

3.8.17

Roommates - Texto 1



Texto 1




Me despierto. Son las 3 de la tarde. Hace calor. Me siento en la cama y me doy cuenta que o se cortó la luz o no anda el aire acondicionado.
No soporto vivir acá. No me tendría que haber separado nunca de Gastón.
Luz hay. Abro Gmail y veo un mail del Arquitecto Miguens. Me pregunta por la entrega de los planos de Chacabuco, pero no tengo ganas de hacer nada.
Ni le respondo. Bajo. Hago mate y agarro el turbo del garage.
Subo. Apunto el turbo al escritorio y me pongo online en el chat de Facebook.
Quiero chatear con algún pibe, y hablar de boludeces porque no soporto más todo esto.
De golpe me habla Lola. “Rober chusmeale el Facebook a este pibe, que me preguntó por vos”. Me pasa el link de un pibe: Juan.
Entro al facebook de Juan y le miro las fotos de perfil que son las únicas que tiene públicas.
Es lindo. Está en pose en casi todas las fotos, pero con la pose de no estar en pose.
Qué calor. Quiero irme a laburar a la casa de Lola con aire acondicionado.
“Che qué pasa con el pibe este, ¿qué onda?”
“Es lindo, ¿no? No se. Me dijo Leti que el pibe preguntó por vos, le gusta tu blog, pero fijate, es medio nabo me parece”
No quiero un nabo.
“¿Pero qué hace? ¿A qué se dedica?”
Mi padre. Necesito saber si estudió, si se recibió o abandonó la carrera, si trabaja. Dónde trabaja. Si vive en provincia o en Capital.
Sospecho que en realidad es Lola la que se lo quiere coger pero capaz no está segura, entonces lo debe querer probar, ofreciéndoselo a amigas. Igual no se si ya Lola me considera una amiga.
Yo sí quiero ser la mejor amiga de Lola, pero todavía no entiendo si somos amigas cercanas, o amigas circunstanciales.
No entiendo bien la dinámica de este grupo cool. Ni siquiera se si formo parte del grupo y me cae un poco mal que todas hagan como que se quieren un montón.
No creo que ya se quieran tanto, hace re poco que nos conocemos y si te hacés la mejor amiga al toque, termina mal.
Lola de nuevo: “Ya llamé al flete que me pasaste. Mañana llevo todo al depto nuevo. Igual el que alquilo lo mantengo por los fines de semana, por mamá. Si sabés quien necesita alquilar los días de semana, avisame”
Quiero alquilarle el depto a Lola, pero no tengo un mango.

Me llega solicitud de amistad de Juan. Salgo del chat de Facebook para dejar de aparecer online y lo acepto.
Se me está haciendo tarde para terapia.
Le reviso rápido las fotos a Juan. En la mayoría está solo.
Hay fotos tocando la guitarra, él con auriculares y un album que se llama “EEEE” que son todas de su cara en espejos de distintos baños.
Debe coger todos los días. La mayoría de los comentarios son de minitas.
Me voy metiendo en varios de los perfiles de las minas y todas tienen entre 18 y 23 años. Millennials.
Me distraigo y termino en “amigos en común”: Rolando.
Uh lo tiene de contacto a Rolando.
Me pierdo entre las fotos de Rolando. Hay fotos nuevas que yo no había visto porque estoy en esta etapa de no stalkearlo.
YA FUE. No te gusta más Rolando.
Miro de nuevo Gmail y el socio de Miguens me pide un detalle constructivo de la casa de Chacabuco. No me acuerdo cómo mierda se dibujaba la aislación térmica.
Pongo en mi muro: “¿Cómo se escribe ‘telgopor o tergopol?’”
Cierro todo y rajo a terapia.

Le digo a mi psicóloga que esta semana dormí y comí todo el día.
“Estás angustiada”
“No, no sé, no. Me está por venir”
“¿Y Rolando?”
“Nada. Ya fue, se terminó, no chateo hace semanas. Si me lo llego a cruzar me dan ganas de pegarle, pero por ahí porque me tiene que venir y estoy violenta”
Me habla de ella y de cuando se obsesionó con un chabón.
“Sí, pero yo no estoy obsesionada”.
Toca el timbre el paciente que me sigue.
Mi psicóloga me pide que le abra porque le duelen los gemelos, y me explica que le dio un tirón en su clase de comedia musical.
El paciente vuelve a tocar timbre y mi psicóloga dice “Uf, la ansiosa ésta. Bueno andá, pero ves, no puedo ni hacer este movimiento ¿Cómo ensayo Cabaret?, explicame, mirame. Así no puedo ni moverme”
Me hace unos pasos de baile pero con dificultad por el problema en los gemelos.

Bajo, le abro al paciente y le doy la llave.
Es un pibe de mi edad.
“Chau, nos vemos”, le digo al paciente porque siento que tengo que ser simpática

Vuelvo a casa. Abro facebook y veo comentarios en el posteo del telgopor/tergopol. Hay uno de Juan. Me pongo online en el chat y de golpe me habla: “Tampoco supe nunca si era dentífrico o dentrífico”
“Ya fue, pasta dental”
Chateamos.
Tengo que reemplazar a Rolando como pareja de chat. Necesito poder chatear diariamente con Juan. O si Juan no califica, que sea otro.
Juan me pasa fotos que no tiene publicadas.
Es lindo.
No se si es más lindo Juan que Rolando o Rolando es más lindo que Juan.
Entro al tumblr de Rolando y me guardo las fotos que no habia visto, en mis documentos en la carpeta Rolando.
Me llega inbox de Leti, la amiga de Lola.
El muro de Rolando está lleno de comentarios de Leti y siento que Leti me re stalkea.

“GROSAAA”
“Ey hola”, le digo haciéndome la que no me di cuenta de su stalkeo. No se cómo comprobar su stalkeo pero es obvio, lo siento en el chakra del pecho. Certeza.
Te saqué la ficha, Leti, lo amás.
“¿En que andás? Rob, ¿vos tenés el blog ese que es un cago de risa, no?”
“Sí, más o menos, sí”
“Sí lo vi hace mil una vez en el muro de Rolando. Con Rolando nos conocemos hace millón de años, desde el secundario” No se para qué mea el árbol porque ya fue.
“Sí, ja”
“Vos sabías que hace mil estuve con Rolando, no?”
ERA OBVIO.
Le digo “Juaaaa” y al toque sigue escribiendo: “Sí y con éste, con éste y con éste también”
Me pasa fotos de tres pibes.

Sigo chatendo con Juan.
Le cuento mis problemas y me cuenta los suyos.
Juan también vive con los padres y eso me alegra un montón. Dice que es momentáneo, como cuando me preguntan a mí sobre el tema.
No quiero sentirme inferior a este pibe que ni conozco.
“Bueno te mando un beso, un gusto charlar con vos, ojala se dé otra vez” dice Juan.
“Ojala”


Me voy a dormir.

2.8.17

Los Normales - Cita 14


#Cita 14





15 de Septiembre

Pasan unos días del mensaje de Humberto en la foto, avisándome que en poco tiempo vuelve, y siento que la libido se me baja porque se que él está disponible.
Por qué me avisa via instagram? Por qué mejor no me responde el mensaje de watsapp?
Es un pelotudo. Me lo dije cien veces.

Ahora me sigue en Instagram. Igual no creo que me stalkee como le stalkeo yo a su novia.

Sábado. Estoy en pleno bautismo familiar y me llega mensaje de Humberto al celular “Hola” Me da ansiedad
“Ey, cómo va?”
“Llegué”
Quiero salir ya a garchármelo y no puedo porque estoy en esta iglesia.
Le escribo un texto larguísimo explicándole todo esto, pero borro antes de enviar, para tratar de ser más concreta y solo le pongo “Hoy estoy complicada. Mañana?”
Responde al toque “Dale, tengo la carpeta de Carlos que me dijo que la necesita temprano”
Cualquier cosa dice este pibe, pero entiendo que lo que quiere decirme es que nos veamos temprano.
“Ok, seis de la tarde”
Responde al toque “Ok”
El cura nos hace parar y veo a la familia de otro de los bautizados que me miran con odio, calculo que porque no largo el celular.
Pasan diez minutos y me llega otro mensaje “O podría ser hoy mismo”
Ay la putisima madre quiero salir corriendo.
Le tiro un “Imposible, estoy en medio de un compromiso familiar” y no me responde más. Obvio es muy bajadora una reunión familiar.

Domingo. Saco turno en la depiladora del Paseo Alcorta porque sé que está abierto los domingos.
Arreglo con Vero para que me pase a buscar.
Estamos con Vero por Libertador y sentimos un ruido.
Vero empieza a las puteadas porque se da cuenta que pinchamos.
Ay no. Me quiero ir. Quiero bajarme y tomarme un taxi, depilarme e ir a verlo a Humberto.
Vero tira el auto hacia la derecha y putea.
No soporto a Vero puteando pero siento que la tengo que bancar en esta.
“Uy boluda, qué onda? Qué hacemos, paramos un taxi?” le tiro la del taxi para ver si Vero se copa y deja el auto acá pero me clava la mirada y me dice “Pero sos boluda? Como voy a dejar el auto aca? Llamemos al ACA”
La puta madre.

Pasamos dos horas escuchando la radio y esperando.
Suena Aspen con Bono diciendo I cant’live with or without you.
Vero dejame ir a garchar por dios.
Le mando un mensaje a Humberto y le digo “Estoy un poco atrasada, tuve un quilombo con mi amiga y su auto”
Responde al toque “Apurate”
Ya no es que soy sumisa, soy su esclava directamente.
“Tipo 7 estoy”

Se hacen las seis y media y llega el puto ACA.
Pierdo el turno de la depiladora.
Se va el ACA y le digo a Vero que me acerque.
No puedo creer la mala suerte que tengo.
Llego 7 y 20 y le mando mensaje “Estoy en cinco”
Me responde al toque “Dame diez o quince”
Hijo de puta, entonces está atrasado él también.
Le digo “Avisame cuando estés” y me pongo a caminar por ahí. Doy dos vueltas manzana y me suena el celular.
Humberto.
“Hola querida, estoy”
“Ok, ahí voy, estoy a una cuadra”
Eso solo nos decimos.
Corto y voy a la puerta.
No está en la puerta.
Lo llamo “Ey, estoy en la puerta”
“Tocale timbre al portero y decile que estamos en la reunión en el SUM”

Entro.
Camino por la planta baja, atravieso todo el jardín y llego al SUM
Todo lindo el parquecito, pero no lo veo, me voy para el estudio y de golpe escucho “Acá”
Está afuera, en un sillón en el deck, fumando.
Es Don Draper de Mad Men. Tiene ese seriedad y esa distancia toda esta situación.
Me pongo nerviosa.
“Ah boludo no te veia”
Me siento al lado suyo y ni me mira.
Yo tampoco lo miro y le hago todo el relato de la pinchadura de rueda de Vero, del ACA que tardó mil horas y de la congestión de tránsito en Libertador.
No nos miramos.
Se para, yo me quedo sentada porque no entiendo qué va a hacer.
Camina hacia el SUM y me dice “Veni”
Estoy con bronca porque no me dio nada de bola a todo mi relato de la rueda del auto de Vero, pero hago lo que él dice y voy con él.
Caminamos hasta el SUM.
Hay unos sillones con mesita ratona y una mesa con sillas. Atino a sentarme en una de las sillas pero me agarra la mano y me lleva hacia el sillón.
Me encaja un beso y le digo “ay pará un toque” pero es al pedo porque ya me bajó el pantalón.
Cogemos ya ahí, al toque del beso.

Siento que esto está buenisimo y estoy de nuevo en ese limbo de casi llegar.
Cogemos un rato más y se pone porno.
Me desconcentro porque me pongo a pensar en que estoy aca, con el, en este SUM, en estos sillones, que no me acuerdo el modelo pero son LO TODO, y estoy en culo, apoyada en el cuero, y quien se habrá sentado antes? Me imagino que limpiaron porque todo es muy regio pero y si no limpiaron? Lo regio no siempre es limpio. Y si paso un bichito? O una rata, peor. O si hay un pegote de chicle? Y yo apoyando el culo en el pegote?
Humberto acaba.

De nuevo, me da una especie de mini besito en la frente, pero al aire.
Ese es su mayor gesto de cariño.
Me incomodaría si hiciera más que eso? No se.
Quedo de nuevo con la intensidad en el cuerpo que me queda siempre que cojo con él y no domino las ganas de llorar.
Lloro.
No de angustia, ya sabemos. Es como una descarga del cuerpo.
No se qué le pasa al cuerpo cuando estoy con Humberto.
Lloro mientras me visto y Humberto me mira.
Se viste y me murmura algo.
No le entiendo porque me lo dice medio bajito y le digo “Que?”
“Que nunca entendía la parte de la canción ‘Romeo y Julieta’, que dice que ella llora después de coger… ahora sí lo entiendo… nada me hiciste acordar a esa canción”
¿Romeo y Julieta?
Le hago acordar a una canción? QUE SE LLAMA ROMEO Y JULIETA?
Quiero ya llamar a las chicas y preguntarles si conocen la canción.
“Si?? No se… es como que el cuerpo se confunde, en vez de acabar, llora, que se yo, una mierda”
“Bueno pero relajá, con quién sentís la obligación? Con la situación? Con vos? Conmigo? Relajá nena”
Que es todo este diálogo mientras nos vestimos? Desde cuando hablamos tanto?
Estoy como en el limbo aún, pero quiero salir del tema y le digo “No, no, igual todo bien, lo dejo ser”
Liviana.
“El problema con estas cosas es que, se ponen cada vez mejor con el tiempo, o sea… DESGRACIADAMENTE… Me entendés no?”
“Si, si, ya se. Si. Si. Obvio”
Silencio mutuo.
Sigue: “Salvo que….no no pero en gral las primeras veces no están buenas”
Le digo “Si, salvo que uno esté muy relajado, pero bueno, no es este el caso”
Quiero salir ya del tema y para hacerme la suelta le cuento que en medio de todo el quilombo de la rueda y el ACA le dije a mi amiga que seguro todo ese quilombo me lo mando dios como castigo porque dios sabia lo que yo iba a ir a hacer después.
Me mira serio y me dice “No está bueno eso eh”
“Que cosa?”
“Y boluda que estés contando por ahí lo que hacemos”
LE PEGO.
“Nene, Vero es una de mis mejores amigas de toda la vida. No le dije tu nombre, te inventé un seudónimo y le dije que no le podía decir tu nombre porque estás en pareja”
“Me imagino, porque ahí si boluda, mira…”
“Que?”
“No, no nada te iba a decir algo re cursi, pero no”
“Decímelo”
“Y que nada, que con estas cosas hay que cuidar al otro”
“Yo te cuido”
Un poco me molesta todo esto porque se le nota cierta sabiduría con el tema que me hincha los huevos, como si estuviera re acostumbrado a tener doble, triple, cuadruple vida.
Matate imbécil, ojalá se te pudra el rancho.
Me visto y me doy cuenta que no tengo el corpiño.
“Uy ¿no tenía una corpiño? Que boluda, salí apurada, horrible”
“Estás buenísima nena, de hecho estás cada vez más buena”

Me quedo mirando para abajo. No sé qué decirle, me incomoda muchísimo que me halague. Siento que si le digo algo me va a decir que igual no me entusiasme, que no es que guste tanto de mí sino que fue un cumplido. De hecho me lo debe haber dicho para que me lo crea pero en realidad es un chiste.
“¿Si? ¿Pero qué, antes era horrible?”
“No nena, antes estabas buena y ahora te estás poniendo cada vez más buena”
Qué incómodo todo esto. Porque encima siento que si fuese cierto el hecho de que yo imposiblemente me estuviera poniendo cada vez más buena, es OBVIAMENTE todo obra suya.
“Bueno, gracias”

Bajamos por el ascensor.
Hablamos del clima y dice “Che mirá que no te puedo llevar”
Qué forro.
“Qué forro, ¡dale!”
“De verdad, tengo que salir rapidísimo”
Le suena el teléfono y por lo que responde me doy cuenta que está en medio de un laburo. O es un amigo y está haciendo un acting para zafar de mí.
Incomprobable.
Lo miro y le hago burla.
Hoy siento más confianza que otro día y Humberto se saca el teléfono y me dice “Sabés que está todo bien, que sino, te llevo”
De repente no tiene drama de llevarme.
Hoy todo es raro. Y yo le hago burla. Rarísimo.
“Acompañame al auto”
Humberto va adelante y yo atrás. Llegamos al auto, lo abre y saca un bon o bon.
“Tomá, lo compré para vos”
Ay se me estruja el plexo solar.
Lo abro ahí mismo y me lo como entero, nunca puedo guardar estas cosas y me dice “Che boluda, igual hay que hacer ese informe de Zona Norte, pero nunca tenemos tiempo, jaa”
Se ríe.
“Dale, o hagámoslo por google drive”

Llego a casa y busco en gugul “canción Romeo y Julieta lyrics”
WHAT?
Me quiero morir
Leo:
“Juliet when we made love you used to cry
You said I love you like the stars above
I'll love you till I die
There's a place for us you know the movie song
When you gonna realise
it was just that the time was wrong?
Juliet...”
La letra se pone cada vez peor y yo no entiendo nada de todo esto. Qué carajo fue lo que pasó ¿Fue un gesto romántico? ¿Lo dijo sin darse cuenta?
“Can't do the talk like the talk on the TV
And I can't do a love song like the way its meant to be
I can't do everything but I'd do anything for you
Can't do anything except be in love with you”
No lo puedo creer.
Bueno igual capaz solo se refería específicamente a la parte de llorar después de coger. Punto. Lo demás no debe haber querido referenciarlo. Lo estoy agregando yo, de flahera escorpiana. O capaz es mi luna en Acuario era que tenía la luna?

Me guardo la canción en el iphone y me paso los siguientes tres días escuchándola en repet sin parar.
Me junto en San Telmo con Sole a tomar algo, le cuento todo esto y me dice “Bueno igual vos ya estás acabando no?”
“NO”
“Ah…”

Pasa una semana y quiero verlo de nuevo, pero logro dominar el impulso.
Intelectualizo: ¿quiero verlo? ¿Posta quiero coger con él, o es que quiero coger y punto?
¿Y si mejor trato de garchar con otros?
Estoy tan obsesionada con Humberto que no me interesa nadie más.
No me pasa nada con Juan Cruz.
Ver a otro me dan más ganas de ver a Humberto.
¿Pero qué quiero de Humberto? ¿Quiero que me llame, que chateemos, que nos mensajeemos? ¿Qué quiero? ¿Que me diga que me extraña, que pensó en mi?

Me indispongo.
Me estoy por quedar dormida y estoy como en el limbo entre dormir y seguir despierta.
Me da la sensación de que esto es ser un poco psicótica y me entrego a ese psicotismo y le hablo a Humberto con la mente: “Ya se que querés verme, pero estoy indispuesta”
Me quedo dormida.

Pasan tres dias y le veo su instagram. Subió una foto de una playa. ¿Se fue de vacaciones?
Se fue el fin de semana? Se fue para siempre!?!??!?!
Me desespero.
Quiero verlo pero sigo indispueta y no pude ir a depliarme ni ir al tratamiento de botas frías en las piernas.
No quiero mensajearlo, quiero usar mis poderes telepáticos.

Sueño-
En el sueño tenemos que hacer un laburo juntos y estar delante de mucha gente.
Disimulamos, obvio, y de golpe la reunión de laburo pasó a ser una fiesta en el Alvear.
Está Sole y algo le propone hacer Humberto, o la empresa en la que trabaja Humberto.
Sole no puede aceptar ese laburo por un motivo, que no entiendo y de golpe estamos Sole y yo paradas una al lado de la otra. Humberto está parado en frente mío y se la queda mirando a Sole.
Se la queda mirando fijo y le mira la boca y acerca la cara hacia ella.
No quiero que bese a Sole! ¿Qué está haciendo?
Sole se va, en cámara lenta, lagrimeando, tipo Alfonsina y el mar.
Suena en mi cabeza te vas “Alfonsina al fondo del mar”
Me quedo con Humberto y le digo “sos boludo ¿que hacés?”
Humberto se sonrie.
Ahí me doy cuenta de una verdad reveladora en el sueño: Humberto hace ESTO QUE HACE conmigo, con todo el mundo, con todas las minas, compulsivamente.
Y lo hace para convencerlas de hacer trabajos para él.
Ay la puta madre y yo que creía que él gustaba de mí.
Ay me re duele.
Le digo: “Boludo, Sole está en otra etapa, no ves que está re bien de novia, enamorada.
Sole cree en el amor! Sos boludo? Ahora le voy a tener que explicar a Sole lo que hacemos vos y yo, y se va a enterar todo el mundo porque Sole se lo va a contar al novio porque son re de comunicarse todo entre ellos”
Humberto sigue en la misma posición, sonriendo.
“Boludo, con una amiga mia, no. Dejate de joder, un poco de código”
Nada. Sonrie. No tiene códigos.
Me voy. Es de noche y el Alvear ahora es la facultad. Voy por las aulas deambulando.
Tengo dolor. Humberto no gusta de mí. Humberto lo hace por laburo todo esto.
Ay ¿qué hago? ¿Entonces no vamos a coger más, ya fue?
Ese sueño termina de golpe y sueño otro.
Me cruzo a Maxi, el pibe que me tranzaba en 3er año. Lo saludo y Maxi me manda a la mierda.

Me despierto malhumorada.
Tengo que salir corriendo al laburo y no puedo.
No puedo.
No voy a poder salir nunca más de esta cama.
Humberto no gusta de mí.

Me tomo el colectivo.
En un momento dobla por Gorriti y de golpe veo a Maxi, el del secundario, con el que soñé hace un rato.
Maxi cruza Gorriti. Tiene campera negra, pantalón negro, pero todo sin onda.
Trato de mirarle rápido el culo y creo que se puso un poco culón.
No me gusta hace años pero siempre que me lo cruzo quiero darle un beso, para ver como era.
Tengo poderes entonces, en general, no sólo con Humberto.
¿Y Humberto? Humberto seguro viajó y ni le importo ya.
Capaz la última vez que cogimos no le gustó.
Dijo lo de que se pone mejor con el tiempo pero seguro para ser condescendiente.
Quiero hablar.
Quiero que nos mensajeemos.
O quiero hacerle lo que le hice a Maxi de chica. Histeriquearlo, mandarle mensajes de “me gustas pero no puedo” Cosas así.
Quiero romance, aunque cuando alguna amiga me dice que histeriquea con alguien yo me hago la resolutiva y les aconsejo “Cojé, dejate de joder, para qué querés tanta vuelta?”
Y ahora tengo esa posibilidad. Pero el tema es que quiero coger cada vez que yo quiero, y si quiero todos los días, poder.
No puedo mensajearlo. ¿Y si hago control mental?
¿Lo hago de ahora para el martes o directo el martes?
Veo que la novia postea en instagram una foto de una playa.
Le stalkeo su facebook y dice publicado desde MEXICO.
Es obvio. Se fueron.

Entro en youtube, pongo Ross y Rachel y me miro todas las escenas de ellos juntos.
Llego a cuando Rachel le deja un mensaje en el contestador y le dice que se va a bajar del avión. Quiero que Humberto se baje del avión.
Lo amo. Estoy enamorada de él como Ross de Rachel.
No, pará, no estoy enmorada de él.
Le pongo pausa a lo de Ross y Rachel y stalkeo un poco más a la novia de Humberto.
Vuelvo a darle play al video y Rachel le dice “this is it, allright, you and me”
Lloro. Amo a Humberto y que se vaya todo a la mierda.
Me agarra un ataque de furia y ansiedad. De querer revolear todo.
No entiendo de donde viene esta desesperación por él.
Lo quiero ver. ¿¿¿¿Dónde mierda está????
Quiero volver a como estaba un mes atrás que sentía que NO NECESITABA a Humberto.
No nos entiendo. No hablamos por teléfono, no nos mandamos mensajitos, no conversamos cuando nos vemos.
No se qué mierda le pasa por su cabeza.

¿Para qué está Humberto en mi vida? ¿Para que me acostumbre a sacarme las ganas de tener romance, histeria, vueltas?
¿Para que me acostumbre a que no siempre hay que hablar de “lo nuestro”?
Yo no le hablo de LO NUESTRO porque tengo miedo de que no me conteste. Simple.

Le mando un audio con toda esta conclusión a Rober y me responde al toque:
“Boluda lo que querés es que deje a su novia, y te ame. Es eso. Pero se contrapone con lo que sentís sobre él como novio: que no lo querés como novio, que no funcionarían, que son el polo opuesto”

Claro. Lo que quiero es que me quiera. Simple.