3.8.17

Roommates - Texto 1



Texto 1




Me despierto. Son las 3 de la tarde. Hace calor. Me siento en la cama y me doy cuenta que o se cortó la luz o no anda el aire acondicionado.
No soporto vivir acá. No me tendría que haber separado nunca de Gastón.
Luz hay. Abro Gmail y veo un mail del Arquitecto Miguens. Me pregunta por la entrega de los planos de Chacabuco, pero no tengo ganas de hacer nada.
Ni le respondo. Bajo. Hago mate y agarro el turbo del garage.
Subo. Apunto el turbo al escritorio y me pongo online en el chat de Facebook.
Quiero chatear con algún pibe, y hablar de boludeces porque no soporto más todo esto.
De golpe me habla Lola. “Rober chusmeale el Facebook a este pibe, que me preguntó por vos”. Me pasa el link de un pibe: Juan.
Entro al facebook de Juan y le miro las fotos de perfil que son las únicas que tiene públicas.
Es lindo. Está en pose en casi todas las fotos, pero con la pose de no estar en pose.
Qué calor. Quiero irme a laburar a la casa de Lola con aire acondicionado.
“Che qué pasa con el pibe este, ¿qué onda?”
“Es lindo, ¿no? No se. Me dijo Leti que el pibe preguntó por vos, le gusta tu blog, pero fijate, es medio nabo me parece”
No quiero un nabo.
“¿Pero qué hace? ¿A qué se dedica?”
Mi padre. Necesito saber si estudió, si se recibió o abandonó la carrera, si trabaja. Dónde trabaja. Si vive en provincia o en Capital.
Sospecho que en realidad es Lola la que se lo quiere coger pero capaz no está segura, entonces lo debe querer probar, ofreciéndoselo a amigas. Igual no se si ya Lola me considera una amiga.
Yo sí quiero ser la mejor amiga de Lola, pero todavía no entiendo si somos amigas cercanas, o amigas circunstanciales.
No entiendo bien la dinámica de este grupo cool. Ni siquiera se si formo parte del grupo y me cae un poco mal que todas hagan como que se quieren un montón.
No creo que ya se quieran tanto, hace re poco que nos conocemos y si te hacés la mejor amiga al toque, termina mal.
Lola de nuevo: “Ya llamé al flete que me pasaste. Mañana llevo todo al depto nuevo. Igual el que alquilo lo mantengo por los fines de semana, por mamá. Si sabés quien necesita alquilar los días de semana, avisame”
Quiero alquilarle el depto a Lola, pero no tengo un mango.

Me llega solicitud de amistad de Juan. Salgo del chat de Facebook para dejar de aparecer online y lo acepto.
Se me está haciendo tarde para terapia.
Le reviso rápido las fotos a Juan. En la mayoría está solo.
Hay fotos tocando la guitarra, él con auriculares y un album que se llama “EEEE” que son todas de su cara en espejos de distintos baños.
Debe coger todos los días. La mayoría de los comentarios son de minitas.
Me voy metiendo en varios de los perfiles de las minas y todas tienen entre 18 y 23 años. Millennials.
Me distraigo y termino en “amigos en común”: Rolando.
Uh lo tiene de contacto a Rolando.
Me pierdo entre las fotos de Rolando. Hay fotos nuevas que yo no había visto porque estoy en esta etapa de no stalkearlo.
YA FUE. No te gusta más Rolando.
Miro de nuevo Gmail y el socio de Miguens me pide un detalle constructivo de la casa de Chacabuco. No me acuerdo cómo mierda se dibujaba la aislación térmica.
Pongo en mi muro: “¿Cómo se escribe ‘telgopor o tergopol?’”
Cierro todo y rajo a terapia.

Le digo a mi psicóloga que esta semana dormí y comí todo el día.
“Estás angustiada”
“No, no sé, no. Me está por venir”
“¿Y Rolando?”
“Nada. Ya fue, se terminó, no chateo hace semanas. Si me lo llego a cruzar me dan ganas de pegarle, pero por ahí porque me tiene que venir y estoy violenta”
Me habla de ella y de cuando se obsesionó con un chabón.
“Sí, pero yo no estoy obsesionada”.
Toca el timbre el paciente que me sigue.
Mi psicóloga me pide que le abra porque le duelen los gemelos, y me explica que le dio un tirón en su clase de comedia musical.
El paciente vuelve a tocar timbre y mi psicóloga dice “Uf, la ansiosa ésta. Bueno andá, pero ves, no puedo ni hacer este movimiento ¿Cómo ensayo Cabaret?, explicame, mirame. Así no puedo ni moverme”
Me hace unos pasos de baile pero con dificultad por el problema en los gemelos.

Bajo, le abro al paciente y le doy la llave.
Es un pibe de mi edad.
“Chau, nos vemos”, le digo al paciente porque siento que tengo que ser simpática

Vuelvo a casa. Abro facebook y veo comentarios en el posteo del telgopor/tergopol. Hay uno de Juan. Me pongo online en el chat y de golpe me habla: “Tampoco supe nunca si era dentífrico o dentrífico”
“Ya fue, pasta dental”
Chateamos.
Tengo que reemplazar a Rolando como pareja de chat. Necesito poder chatear diariamente con Juan. O si Juan no califica, que sea otro.
Juan me pasa fotos que no tiene publicadas.
Es lindo.
No se si es más lindo Juan que Rolando o Rolando es más lindo que Juan.
Entro al tumblr de Rolando y me guardo las fotos que no habia visto, en mis documentos en la carpeta Rolando.
Me llega inbox de Leti, la amiga de Lola.
El muro de Rolando está lleno de comentarios de Leti y siento que Leti me re stalkea.

“GROSAAA”
“Ey hola”, le digo haciéndome la que no me di cuenta de su stalkeo. No se cómo comprobar su stalkeo pero es obvio, lo siento en el chakra del pecho. Certeza.
Te saqué la ficha, Leti, lo amás.
“¿En que andás? Rob, ¿vos tenés el blog ese que es un cago de risa, no?”
“Sí, más o menos, sí”
“Sí lo vi hace mil una vez en el muro de Rolando. Con Rolando nos conocemos hace millón de años, desde el secundario” No se para qué mea el árbol porque ya fue.
“Sí, ja”
“Vos sabías que hace mil estuve con Rolando, no?”
ERA OBVIO.
Le digo “Juaaaa” y al toque sigue escribiendo: “Sí y con éste, con éste y con éste también”
Me pasa fotos de tres pibes.

Sigo chatendo con Juan.
Le cuento mis problemas y me cuenta los suyos.
Juan también vive con los padres y eso me alegra un montón. Dice que es momentáneo, como cuando me preguntan a mí sobre el tema.
No quiero sentirme inferior a este pibe que ni conozco.
“Bueno te mando un beso, un gusto charlar con vos, ojala se dé otra vez” dice Juan.
“Ojala”


Me voy a dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario