14.6.17

Los Normales - Cita 9



Cita # 9





24 de Junio

Pasan unos días.
De repente vuelvo a sentir que lo que estamos haciendo es cualquiera cosa. Que somos dos enfermos. Faloperos y que esta falopa no la podemos dejar.
No puedo más de la ansiedad. Estoy traspirando.
Creo que tengo la presión baja o alta.
Estoy comiendo como una animal y la mina que me entrena martes y viernes está embarazada. Estoy re gorda, me parece.
Me tiene que venir, es mi día 28. Me duela la panza.
Es al pedo mandarle un mensaje. Me duelen los ovarios, no tiene sentido verlo.
Miro el celular mil veces. Miro fijo el “Humberto”en la lista de contactos. Trato de hacer control mental con la palabra Humberto, pero como me duele la panza, no pido nada. No le pido a dios que me llame. Solo lo miro.

Pasa un rato y me suena el celular
Miro: Mensaje de Humberto.
Era obvio. Re natural siento esta telepatía.
“¿Estás por Caballito?”
No.
“Estoy llegando justo a esa zona” le invento.

¿No era que no ibas a verlo más? ¿Para qué le respondes boluda?
Estoy casi indispuesta.
Bueno, voy, lo veo y le digo que no y listo que me respete. O sea, nos podemos ver y no por eso, coger.
Que respete mi NO.
Igual si vas y le decis que NO, explicame para qué vas, si solo te ves con él para coger.

Me tomo el 42 hasta Caballito.
Llego, busco bar, me siento.
Bueno basta, relajá un rato dale, hasta que te llame, no da escribirle. Capaz te cancela.
Me pido un café y una medialuna con jamon y queso. Me va a hinchar ya se, pero no puedo más de ansiedad.
Estoy merendando y de golpe miro para la calle.
Miro y veo a HUMBERTO.
ME ESTAS JODIENDO.
Humberto pasa por la puerta del bar!
Salgo rápido y lo correteo, le grito “Ey!”
Frena y nos miramos.
No logro descifrarle cara de qué tiene. Se sorprende. Capaz le molesta, capaz piensa que soy la de Atracción Fatal, que lo persigo.
Me saluda con un beso y me dice “Venite después eh”
“Dale, dale” le digo y él sigue caminando rápido.

Y si mejor no voy? No voy a coger, no quiero coger, ya dije que no quiero coger más, que solo quiero que seamos amigos, no me conviene coger con Humberto, no llegamos a ningun lado
No tiene futuro la relación.
Me quedo una hora más pensando y stalkeando gente por instagram en el bar y lo mensajeo: “Estoy”
Le digo “estoy” por las dudas que aun no haya llegado, y entonces darle tiempo, pero igual pago y camino hacia su casa.
Voy a la puerta y me llega su mensaje “Está la portera o bajo?”
Aprovecho que sale un nene y me mando.
“Subo” le escribo.
Me abre la puerta. Le digo “Hola”
“Hola”
No nos saludamos con beso.
Me siento en una silla de la mesa, re distante.
Charlamos. El laburo, el ingeniero, el viaje, boludeces.
Pasan 40 minutos de nosotros hablando, y me doy cuenta que es la primera vez que hablamos 40 minutos seguidos.
Bueno ya está. Mejor, vine a charlar y me voy, podemos ser amigos tranquilamente. Igual cualquiera yo acá, mejor me voy.
Le digo “Me voy, che” aunque no me muevo de la silla.
Se da vuelta y me dice: “Qué? No, pará, adónde te vas? Te quedás boluda dale”
Le hago caso y no me levanto, pero le insisto “Y me voy, me voy, me siento mal, me tiene que venir”
Se me acerca y me dice “Dale, vayamos al sillón que te hago unos masajes”
 “No no dale en serio te digo me siento mal posta me tiene que venir”
“Dale vení” me tironea de un brazo y me hace sentar en el sillón.
Se tira al lado mío y muerde un pedazo de chocolate.
Me ofrece, le digo ”No no en serio estoy medio mal del estomago porque me tiene que venir me duelen los ovarios, me siento re mal”
Termino de decir “mal” y se me tira encima pero más despacio que las últimas veces, se ve que está considerando ser más suave por mi dolor de ovarios.
No me entiendo igual, si no quiero coger, ¿para qué vengo? Es obvio que pibes como éste quiren coger con todas todo el tiempo.
Me da besos en la cara, en la boca, en el cuello.
Lo corro un toque y le digo “No boludo dale en serio no quiero hacer nada hoy, dale”
Seguimos chapando e intenta sacarme la ropa.
“No dale boludo, posta, frenemos”
Se saca la remera y me refriega el pecho. Hace esas ridiculeces. Las llega a hacer otro y vomito pero a Humberto le perdono todo.
Seguimos siendo torpes aunque ya hayan pasado varios garches.
Qué ridículos.
Al final dejo de resistirme y le empiezo a dar besos en el cuello.
Que hijo de puta, me vuelvo loca por este forrazo.
Se saca toda la ropa al toque, y se queda en ropa interior. Me baja el pantalón y yo lo subo
“No. Me quedo vestida”
No le importa nada lo que le digo y me mete la mano adentro del pantalón.
Le saco la mano y le digo “Dale, boludo no quiero”
“Dale, no seas pajera, cojamos un poco”
“No, dale, capaz me vino”
“No importa boluda, cojamos”
“No vamos a coger boludo, basta, vamos a hacer lo que yo quiero, no lo que vos querés boludo”
Me dice todo que sí mientras me saca las zapatillas.
Manotea un forro y le digo “No no no no no no NO VAMOS A COGER”
Quiero coger pero a la vez no quiero.
Seguimos chapando y vuelve a manotear los forros.
Creo que quiero no coger, así siento que estoy dominando yo la situación, pero no se, con este pibe no puedo dominar nada. Es como un jefe.

Se pone forro y me agarra. Me pongo nerviosa y lo saco.
¿¡Mirá si otra vez me pongo a llorar?!
“No, dale, me da miedo que me pase lo del otro día”
No quiero llorar de nuevo, dios, please.
“No te va a pasar lo mismo dale”
Ay cómo sabés!?

Cogemos.
No disfruto mucho porque pienso en el dolor de ovarios. No es que me duelan tanto, pero de nuevo me da miedo a quedar embarazada, entonces tengo la atencion fija en los ovarios.
Tengo miedo de tener el deseo oculto de ser madre y que ese deseo provoque la pinchadura del forro.
Lo saco y seguimos chapando y tocándonos pero ya no lo dejo coger-coger de nuevo.
Pasan 3 minutos y Humberto acaba.
Se tira al piso y queda acostado agitado.

Me levanto rápido y me pongo la ropa.
Se levanta después que yo, se viste, se sienta en el sillón

Qué es esto? Qué es estooooooo. Me enrosco.
Quiero tirarle todas las preguntas que se me cante el culo, pero es al pedo hablar con este pibe. No va a querer responder y se va a malhumorar.
De repente le digo “Qué onda? Esto va a ser así siempre? Aunque yo crea que voy a dominar la situación, al final vos me vas a convencer”
“Sí. Si está bueno, boluda”
Y sí.
“Si… pero qué onda boludo? Esto es tipo una droga, porque si vengo me vas a intentar coger siempre, entonces directamente evito venir”
ES TIPO UNA DROGA dije, ay que no se de cuenta.
“Bueno igual hay que dosificarlo, bah igual ni da hablar de esto, porque es como un proto planteo”
Dosificarlo. QUIEN SOS?
“No no no, planteo no es eh. Vos sos un freak yo no te voy a plantear nada justamente porque SOS MUY FREAK ”
Le remarco freak, ay estoy re intensa. Frená acá, nena.
“No no ya se, es como el anti planteo esto”
Paremos acá porque esto termina en quilombo. “Sólo digo que si vamos a terminar haciendo lo que vos querés, entonces si me voy a tentar y justo ese día no quiero tentarme, directamente no vengo. Eso”
CORTALA BOLUDA FRENÁ ACÁ.
Me paro y digo “Me llevás hasta Honorio?... AY NO DALE FER ME TENGO QUE IR”
Estoy sin ningún tipo de filtro hoy qué me pasa?
“No, no boluda, dale, te llevo, si justo tengo que salir”
A este chabón, no se le puede mostrar enojo, no solo porque él no sabe lidiar con el enojo de una mina, es obvio eso, sino porque QUERIDA NO SOS NADA DE ESTE PIBE, UBICATE.

Bajamos.
Entramos al auto hablando del auto. Cambió el auto. Se compró otro.
Nos ponemos a hablar de modelos y marcas de autos, y de golpe me dice: “La otra vez cené con una mina y ella había tomado un poco, entonces me dio su auto para que lo maneje y…”
QUIEEEEEEEEEE?!?!?! COMO?!?!?! CENAR?!?! CON UNA MINA?!!?!?
ESTA COGIENDO CON OTRAS.
ME ESTA AVISANDO QUE ESTA COGIENDO CON OTRAS.
LO ODIO.
LE QUIERO HACER UN ESCÁNDALO.
DIJO MINA O AMIGA?
“Una amiga? Una mina? No entendí”
“Sí, sí. Una mina. A las mujeres les encanta verte manejar su auto”
HIJO DE PUTAAAAAAA TE ODIOOOOOOOOOO.
ME ENERVO. Dice “las mujeres”como si yo fuera un pibe.
Pero qué mierda me estás diciendo ésto?!
Qué bronca! Por qué necesitó decirme ésto?
Quién es ESA MINA? Obviamente es linda y flaca. Ay me estoy volviendo loca y tengo que disimular delante de este forrazo.

Llegamos. Le digo “Chau” sin darle un beso y me bajo.
Estoy como el orto. Quiero retroceder y hacerle un planteo
Así que saliste el otro día con una mina o amiga?! Y para qué me lo contás?!!??!!?
Para decirme sin decirme, que estás con otras también?! Que además de tu novia y de mí te cogés a veintemil más? Y si es así por qué NECESITÁS que lo sepa? Qué te pasa tenés miedo de que me esté enamorando? IMBECIL. El odio que tengo no tiene nombre.

No me puedo dormir. No puedo mirar tele, no puedo jugar al Candry Crush, no puedo llamar a ninguna de las chicas. No puedo mandarle un mensaje a Sole porque no se cómo resumir todo esto en un mensaje de texto.
Tampoco puedo mandarle un audio, porque voy a gritar. Estoy odiada. Odio a todos.
Odio a Humberto, odio a la mina con la que salió a cenar, odio que le haya manejado el auto, y odio que se crea que la tenga tan clara sobre los gustos de LAS MUJERES.
Qué sos boludo un gigoló?

Me siento en la cama, agarro la compu y busco a cualquier pibe por inbox de Facebook.

Está Juan Cruz conectado y le cuento lo que pasó. Obvio que le miento y le digo que le pasó a una amiga. Le digo toda la enumeración de hechos: lo de la mina/amiga, la cena, el auto, y le pregunto directamente con qué necesidad el pibe dijo todo eso a “mi amiga”
Juan Cruz responde: “Es obvio que el flaco le está avisando a tu amiga que coge con otras”
EL ODIO QUE TENGOOOOOOOO
“Sisi mi amiga ya sabe”
Me hago la superada. Pero no puedo conmigo misma. ¡¿Para qué me dijo que va a cenar con minas?!
No entiendo. Si la otra vez me dijo que ésto que hacíamos no lo hacía con cualquiera, que lo hacía solo conmigo. ¿Por qué carajo ahora me cancherea?
¿Qué, ahora sí está cogiendo con otras minas?
Qué bronca no poder decirle nada.
Pero no da. No da. No da
¿Qué le voy a decir?: “Che me molestó que me avises que cenas con otras minas, bah, que COGES con otras minas me quisiste decir, seguramente. Para qué Humberto?! Ahorrátelo”

Agarro el celular y escribo “¿Estás despierto?”
Borro.
Elijo el emoji de la carita con anteojos.

Borro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario